Si no activo mi tarjeta de crédito, ¿me cobran anualidad?

Imagina este escenario: estás ocupado cerrando tus pendientes antes de salir u organizando tus actividades del día; o bien, te encuentras en medio de una comida y de pronto recibes la llamada de un número desconocido, contestas y se trata de un ejecutivo bancario que te felicita porque tienes una tarjeta de crédito preaprobada y te pide unos datos sencillos. Respondes sin prestar atención y al final te dicen que se te informará por correo electrónico si es aprobada.

A las pocas semanas recibes un plástico que no activas, esperando que así, por arte de magia, esa cuenta se cancele. Al cabo de un tiempo te llega un estado de cuenta con un adeudo. Te cobraron la anualidad de ese plástico.

¿Por qué me cobraron anualidad si no activé mi tarjeta de crédito?

Una vez que es aprobada tu nueva línea de crédito, adquieres compromisos y beneficios con el banco. La emisión del plástico, es sólo una parte del contrato, la decisión de usarlo es tuya, pero eso no significa que la institución deje de hacer un cargo por el “manejo” de la cuenta o tu derecho a tener esa tarjeta. Así, aunque ni siquiera la actives, tu cuenta y tu línea de crédito ya están vigentes y está corriendo el tiempo para que la uses, por lo que, llegado el plazo se cargará la comisión anual.

¿Qué hacer con una tarjeta de crédito que no uso?

Si recibes un plástico que no solicitaste es muy importante que lo reportes al banco y revises tu historial crediticio, pues tu identidad pudo ser clonada y alguien puede estar abriendo cuentas a tu nombre.

También puede suceder que el banco te haya abierto una cuenta sin tu “expresa” autorización, es decir, pudiste haber aceptado de alguna forma la sugerencia de tener una tarjeta de crédito, dando algunos de los datos requeridos. Esta es una práctica penada por la Condusef y debes denunciarla.

La misma instancia de defensa de los usuarios de servicios financieros, te recuerda que tienes derecho a cancelar una tarjeta en el momento que decidas, siempre y cuando el saldo esté en “ceros”.

Cancelar la tarjeta de crédito NO es una pérdida de tiempo

Recuerda que el trabajo del banco es retener a sus clientes, por lo que buscará que desistas de tu intención de cancelarla pero, si no lo haces, te seguirá cobrando anualidad sin falta, aunque no hayas usado ni una sola vez tu tarjeta.

Extra tip: El contrato debe finalizar el día hábil siguiente al que hayas solicitado la cancelación del plástico. Conserva tu folio de cancelación para cualquier aclaración.

 

¿Qué hago si llegó una tarjeta de crédito que no pedí y nunca usé?

Si te llega a tu domicilio una tarjeta de crédito en sustitución de la que tienes porque caducó o porque pediste algún cambio en el plástico (por ejemplo de domicilio o categoría), actívala para seguir haciendo uso de tu crédito.

Pero si recibes una tarjeta de crédito, ya sea del mismo banco donde tienes tu cuenta o bien de otra institución, y tú NO la solicitaste, atención, puedes meterte (tú mismo) en una situación muy desfavorable para tu bolsillo. Sigue leyendo para evitarlo.

¿Por qué me llegó una tarjeta de crédito que yo no pedí?

Quizá más de una vez te ha llegado un sobre que contiene una tarjeta con la siguiente leyenda:

  • “¡Activa tu tarjeta y fírmala de inmediato!” Llama sin costo al…
  • “Disfruta gratis de los beneficios de esta tarjeta actívala y fírmala”
  • “Para gozar de los beneficios de esta tarjeta, es necesario que la actives llamando al teléfono…”
  • ¡Esta tarjeta se encuentra inactiva, por seguridad! Para activarla comunícate al…”

¿Por qué tienes tu nombre y tu dirección si tú jamás solicitaste ese plástico? Si eres cliente del banco, quizá ellos mismos te hayan incluido en alguna promoción de este tipo, por considerarte un buen candidato. Pero tampoco es raro que las instituciones financieras intercambien cierta información, y por consecuencia las personas reciban en su domicilio tarjetas de crédito y promociones crediticias que nunca pidieron.

 

En todo caso, lo “mejor” que puede ocurrirte es que la tarjeta de crédito llegue al destinatario, de lo contrario, podría comenzar a generar cargos por cuotas anuales, intereses, comisiones y/o gastos de cobranza y tú sin enterarte. O más grave, puede suceder que algún extraño reciba la tarjeta de crédito y haga mal uso de ella, dañando el historial crediticio del titular entre otros problemas serios.

¿Qué pasa con tarjeta de crédito que llegó a tu casa y tú nunca solicitaste?

Estará inactiva hasta que tú la actives, pero NO estará cancelada, ¡ojo! hay algunos casos que podrían resultar engañosos y perjudiciales si no tomas tus precauciones.

CONSEJO:  Abre el sobre (eso no significa que activarás la tarjeta) y revisa si en algún lado no aparece además una leyenda que diga “si la tarjeta de crédito no se activa antes de los 3 o 4 días siguientes a la fecha de recepción de la tarjeta, la misma se activará en forma automática”.

Cuando recibes una tarjeta de crédito que no pediste, lo más aconsejable es llamar de inmediato al banco, para comunicar el hecho y tu decisión.

¿Qué debo hacer si llegó a mi domicilio una tarjeta de crédito que no solicité?

Como hemos dicho, lo primero es recibir la tarjeta (para que nadie más la tenga en su poder y haga mal uso de ella), pero NO la actives.

Por disposición oficial, el Banco de México obliga a las instituciones bancarias a requerir la autorización de los usuarios para activar cualquier tarjeta de crédito y NUNCA puede ser activada si el titular no da el consentimiento y no existe una solicitud y/o contrato firmado con la institución que otorga la tarjeta de crédito.

Una vez que el sobre está en tus manos, procede de la siguiente manera:

  • No la actives. Llama a la institución bancaria y anota los datos de las personas que te atiendes, así como la fecha y hora.
  • Aclara explícitamente que tú NO solicitaste la tarjeta y por esa razón NO quieres activarla. Di con claridad que quieres cancelarla.
  • Si son demasiado insistentes para tratar de convencerte o no quieren cancelarla, TAMPOCO la actives. Cuelga y reintenta la llamada un poco más tarde. Siempre anota el número de reporte que te den en cada llamada.
  • Si no logras cancelarla por teléfono, acude directamente a sucursal del banco con una carta dirigida a la institución donde expones la situación (que tú no solicitaste la tarjeta y por ese motivo no la activarás y deseas cancelarla). En sucursal deberán cancelarla.

Si después de haber hecho ambos procesos el banco aún se niega a cancelarla o bien, te llegan estados de cuenta de esta tarjeta, acude a la Condusef para proceder con una queja contra la institución bancaria. Recuerda que para que la tarjeta de crédito sea válida hay dos requisitos indispensables: 1) que haya un contrato o solicitud, y 2) que exista una autorización del titular para activar la tarjeta.

¿Me conviene usar una tarjeta de crédito que llegó a mi domicilio?

Eso depende. Quizá se trate de alguna promoción de tu mismo banco de siempre o de algún otro que te considera un buen candidato para un plástico. Pero al tratarse de un producto que tú no pediste, lo más probable es que no tengas necesidad de él y tampoco tengas parámetros para comparar si es lo que más te conviene.

Antes de activar la tarjeta analiza aspectos básicos como:

  • ¿Necesito realmente otra (o esa) tarjeta de crédito?
  • Qué beneficios que te brinda esta tarjeta en específico
  • Cuáles son las comisiones que te cobra, ¿se paga anualidad?
  • ¿Tienes la capacidad de pago actualmente para tener otra tarjeta de crédito?, si es que ya tienes otra(s).

Recuerda que, en caso de recibir una tarjeta y no haberla solicitado, la Condusef recomienda comunicarse de inmediato con la institución a fin de cancelarla y así evitar la posibilidad de generar un adeudo. Dejar un trámite como éste sin concluir equivale a tener malas sorpresas en el futuro.

En caso de que por tu propia decisión optes por usarla, fírmala y llama al número telefónico que aparece en la etiqueta para saber a qué sucursal pasar por tu contrato y te expliquen la fecha límite de pago, de corte y características.

Si llega una tarjeta de crédito que no pediste ¿te afecta al buró de crédito?

Probablemente. Si no te interesa usar la tarjeta de crédito pero la recibiste sin pedirla, DEBES cancelarla, como hemos comentado, pues dejar el trámite inconcluso podría terminar endeudándote y manchando tu historial crediticio sin que tú hayas hecho nada.

¿Cómo? Si por alguna razón el plástico se activa, por ejemplo si pasan más de 4 días y se activa de forma automática, comenzará a generar comisiones para el titular. Quizá la persona ignora siquiera que existe esta tarjeta de crédito a su nombre, no paga, no cancela el plástico y pasa el tiempo. ¿Lo grave? Que las comisiones de la tarjeta que no se pagan, se convierten en registros negativos en el Buró de Crédito del titular, y eso podría dañar la solicitud de futuros créditos.

 

CONSEJO: También puedes verificar si una tarjeta de crédito a tu nombre fue activada sin tu consentimiento, solicitando gratis un Reporte de Crédito Especial. Si allí detectas una deuda por una tarjeta que no conoces, también puedes presentar una reclamación ante el Buró de Crédito, con el argumento principal de que desconoces el adeudo, ya que nunca firmaste un contrato con el banco para obtener una tarjeta de crédito.

 

Ya sea que decidas cancelarla o conservarla, nunca dejes de informar tu decisión al banco emisor, para evitar cualquier contratiempo, como un cargo improcedente y solicitar aclaraciones. En cualquier caso, es necesario que te den un número de folio, así como un documento donde indique que dicho crédito quedo cancelado, o bien un contrato de adhesión si aceptaste conservar la tarjeta de crédito.

 

¿Qué son los códigos de seguridad de tu tarjeta?

Las tarjetas, ya sean de crédito o débito, se han convertido en parte de nuestra vida cotidiana, pero alguna vez te has preguntado ¿qué significan los números en tu tarjeta de crédito?

Cada uno de esos dígitos tiene una razón de ser, no creas que a alguien se le ocurrió simplemente ponerlos ahí.

De hecho, han sido determinados bajo la norma ISO/IEC 7812, International Standards Organization, en español Organización de Estándares Internacionales.

¿Qué significan los números en el frente de tu tarjeta de crédito?

Hallarás además del nombre del banco y del titular, el número de la tarjeta de crédito o débito, el cual está formado por 16 dígitos, agrupados de 4 en 4 para identificarlos fácilmente.

Los 4 primeros dígitos se refieren al número de identificación de la entidad que emite la tarjeta. Por ejemplo:

  • Si empieza con un 4 te podemos decir que el plástico pertenece a Visa
  • Si comienza con un 5 es MasterCard
  • Si es un 3 corresponde a American Express
  • Si tiene como primer dígito un 6, podría ser de algún comercio

A partir del dígito 5 en adelante, identifican al titular de la tarjeta y la cuenta a la que está asociada.

El último dígito del plástico corresponde a un número de seguridad, el cual se utiliza para la verificación de las transacciones y es el resultado de un algoritmo que producen los otros números de la tarjeta.

En la parte frontal de tu plástico, también encontrarás la fecha de vencimiento marcada con el mes y el año. Además, en algunas puedes observar el año desde el cual tienes esa tarjeta.

También puedes ubicar el alma del plástico: el chip electrónico.

¿Por qué hay un chip en mi tarjeta de crédito?

Recordarás que hace algunos años las tarjetas solo contaban con la banda magnética, pero actualmente, por motivos de seguridad, las entidades financieras implementaron sus plásticos con chips electrónicos.

La gran bondad de dicho sistema, es que evita el robo de identidad, ya que transfiere los datos en lugar de almacenarlos.

¿Qué es y qué significa el CVV?

En la parte posterior puedes observar la banda magnética, así como el recuadro correspondiente a la firma del titular, pero justo a su lado debes ubicar uno de los números más importantes: el Card Validation Value o CVV (Código de Verificación de la Tarjeta).

Aunque algunas veces también puedes encontrarlo en la cara de la tarjeta, es un número de 3 ó 4 dígitos que sirve para validar tu plástico. Es como una característica de seguridad que se usa para corroborar que el cliente que hace la compra tiene la tarjeta, por lo general esto aplica en compras por Internet e incluso vía telefónica.

Ahora que ya conoces toda la información que tiene tu tarjeta de crédito o débito, no olvides utilizarla de forma responsable solo como un medio de pago y no como una extensión de tu sueldo, esto en el caso de las de crédito.

Y en todo caso, al pagar en un comercio, recuerda no perder de vista tu plástico ni por un segundo.

 

¿Cómo pago mi tarjeta de crédito BBVA Bancomer en una practicaja?

Uno de los servicios cada vez con más presencia en BBVA Bancomer es la Practicaja. La página oficial del banco reporta más de 7 mil en todo el país. Se trata de cajeros automáticos especiales que ofrecen una gama de servicios mucho a mayor a la de los cajeros automáticos tradicionales, pues además de realizar operaciones típicas del cajero como consulta y disposición de saldo, se brindan opciones como el pago de la tarjeta de crédito y otros servicios, donde el usuario utiliza dinero en efectivo.

Ventajas de la usar la practicaja

A diferencia de las ventanillas tradicionales de banco, la practicaja funciona las 24 horas del día durante todo el año. Si por cuestiones de horario en el trabajo se te dificulta asistir a una sucursal es una opción útil. Otra de las ventajas es que, salvo horarios muy particulares, como la hora de comida o la salida del trabajo y la escuela, son de acceso más rápido pues las filas son más pequeñas o simplemente no existen.

¿Qué operaciones puedo realizar en una practicaja?

Las practicajas realizan operaciones tanto para usuarios del banco como para clientes de servicios vinculados con BBVA Bancomer. La siguiente lista te ayudará a reconocer los movimientos que ofrece.

  • Clientes BBVA Bancomer. Pagos a tarjetas de crédito de crédito (TDC) del mismo banco. Depósitos y retiros a tarjetas de débito. Consulta de saldos y movimientos.
  • Usuarios de servicios asociados. Pago a tarjetas de crédito de socios comerciales como: Wal Mart, Suburbia, HEB, American Express, Palacio de Hierro o Liverpool, entre otros. Pago de servicios a empresas como: Telmex, Movistar, Cablevisión, Axtel, CFE, Seguros Monterrey o MAPFRE, entre otros.
  • Operaciones con o sin efectivo. Una de las ventajas de las practicajas es que reciben efectivo, a diferencia de los cajeros automáticos tradicionales. En la mayoría de los cajeros ATM es posible realizar operaciones como compra de tiempo aire; sin embargo, estas operaciones están limitadas al saldo de la tarjeta de crédito o débito que introduce el usuario. Esto es una limitación que desaparece con las practicajas. Estas pequeñas sucursales de autoservicio aceptan efectivo. Si piensas realizar un pago en ellas no es necesario que lleves tu tarjeta de débito y la tarjeta de crédito por pagar, o el recibo del servicio. Basta con que lleves los datos de tu pago y billetes en buen estado. Uno de los grandes problemas de las practicajas es que no reconocen algunos billetes si tienen marcas de maltrato. Si no tienes la cantidad exacta no te preocupes, te devolverá cambio tanto en billetes como en monedas.

¿Cómo puedo pagar mi tarjeta de crédito  BBVA Bancomer?

Si eres usuario BBVA Bancomer no necesitas asistir a una sucursal y perder mucho tiempo esperando tu turno. Basta con que esperes el momento adecuado del día en que la zona de cajeros automáticos esté despejada y acudas a realizar tu pago. Para esto tienes 2 opciones: llevar tu tarjeta contigo o anotar tu número de tarjeta o cuenta para confirmar tu pago.

#1 Si llevas tu tarjeta de crédito contigo

Para pagar tu TDC primero introdúcela en la practicaja.

  • Te mostrará un panel con las opciones de operación. Si conoces la cantidad exacta que vas a pagar ve directamente a la opción “Pagar tarjeta” que se encuentra en la parte izquierda de la pantalla. Ahí preguntará la cantidad a pagar y posteriormente te pedirá el dinero.
  • En la parte derecha de la practicaja se abrirá una ranura para depositar tus billetes. Después de contarlos confirmará la operación y devolverá tu cambio.
  • Al final, como en todo movimiento bancario te dará un comprobante, es importante que lo guardes para cualquier aclaración.

#2 Si asistes a la practicaja sin tu tarjeta de crédito

  • También es posible que quieras hacer tu pago sin llevar la tarjeta, si te preocupa tu seguridad y prefieres dejarla en casa no hay problema.
  • El proceso será similar al anterior, aunque el principio será algo diferente. También debes ir a la opción “Pagar tarjeta”, pero como no estará dentro de la practicaja te pedirá que introduzcas el número de tu plástico.
  • Una vez que lo registres el proceso será el mismo que el anterior.

Usa el beneficio de la practicaja

Si eres cliente BBVA Bancomer tienes muchas opciones para realizar tus pagos. La practicaja es una. También tienes otras como asistir a ventanilla, pagar por internet o usar la app móvil. La practicaja es útil si tienes una sucursal con cajeros automáticos cerca de casa o del trabajo y tu horario no te permite asistir en horario laboral. Úsala y disfruta de la comodidad que te ofrece.

Tarjetas de crédito en línea

Las tarjetas de crédito que solicitas en línea son las mismas que si lo haces en una institución bancaria o financiera, lo que cambia es el proceso para aplicar a éstas, ya que se hace totalmente por internet, lo que reduce el tiempo y el gasto de traslado a las sucursales físicas.

En Coru tenemos un proceso muy fácil e intuitivo para que puedas solicitar tu tarjeta de crédito en internet y sin complicaciones. Lo único que necesitamos son algunos datos personales para localizar las mejores opciones y aquellas tarjetas en las que tienes mayores posibilidades de aprobación. Luego te contactamos directamente con el banco para acompañarte en proceso de aplicación. El proceso es totalmente gratuito, seguro e imparcial.

¿Qué tipo de tarjetas de crédito en línea hay?

En internet encuentras prácticamente las mismas tarjetas de crédito que en las sucursales físicas de los bancos y entidades financieras, con la ventaja de que  puedes compararlas sin necesidad de desplazarte presencialmente a cada entidad. Si bien no puedes aplicar a todos los plásticos en línea, sí los puedes comparar.

En Coru puedes solicitar en línea distintos tipos de tarjetas de los principales bancos de México, que se adapten a tu estilo de vida y necesidades, por ejemplo:

  • Tarjetas de crédito de millas aéreas: estas tarjetas sirven para personas que viajan frecuentemente en avión o que se hospedan en hoteles y compran en el extranjero. La mejor utilidad de estas tarjetas son los programas de puntos y millas.
    Con estos programas, por cada viaje que realices, las tarjetas de millas redimen un porcentaje de lo que gastas en puntos intercambiables por efectivo o productos, o millas aéreas equivalente a boletos de avión o “upgrades”. El porcentaje que se redima depende del monto de tu compra, el lugar donde hagas la transacción, el tipo de tarjeta que tengas y el banco con el que hayas solicitado tu tarjeta.
  • Tarjetas de crédito de bajos requisitos: a esta categoría pertenece la oferta de tarjetas básicas de los bancos. El ingreso mensual que debes de tener es menor comparado con otras tarjetas con un límite de crédito mayor, los costos como anualidad también son bajos, pero los beneficios son menos.
  • Tarjetas de crédito de premium, platinum o gold: si eres una persona con un buen historial de actividad crediticia, tienes ingresos de más de $20,000 y quieres un mayor límite de crédito, además de valorar beneficios exclusivos, en estas categorías podrás encontrar distintas opciones.
  • Tarjetas de crédito para estudiantes: También existe una oferta de tarjetas de crédito para jóvenes que solicitan una tarjeta de crédito por primera vez.

¿Qué diferencia hay entre aplicar a una tarjeta online e ir a la sucursal de un banco?

En principio, todo el proceso se realiza vía remota desde internet, aunque aplicar a una tarjeta en línea es muy similar a tramitarla directamente en el banco. Una vez que comparas y eliges cuál tarjeta te interesa, debes proveer los datos necesarios para que la institución financiera investigue tu actividad en pagos de préstamos o créditos anteriores y saber si tienes la capacidad económica para solventar una nueva deuda.

La principal diferencia es que en un caso haces el trámite físicamente en el banco y en el otro no tienes que moverte de tu casa.

¿Cuáles son las ventajas de solicitar una tarjeta de crédito por internet?

  • Ahorro de tiempo: Coru te ahorra tiempo al hacer en segundos una comparación que te tomaría muchas horas hacer. Revisamos la oferta de tarjetas de crédito de todos los bancos de México y las ordenamos en categorías que pueden interesarte según tus ingresos y los beneficios que busques.
  • Disponibilidad: la página web web funciona las 24 horas del día. A diferencia de los bancos, no existe un horario, así que puedes aplicar a la tarjeta que más te guste a la hora que sea. Evita el tráfico de la ciudad y las filas interminables.
    En el caso de Coru, además tenemos un centro de contacto abierto de lunes a viernes, de 09:00 a 21:00 horas; si no fuiste seleccionado para la tarjeta de crédito a la que aplicaste, de igual manera en nuestro centro de enseñanza tenemos guías para que sepas cómo mejorar tu historial crediticio y que en el mediano plazo te otorguen una tarjeta de crédito. Nuestro servicio de comparación y solicitud funciona en distintos dispositivos (tabletas, teléfonos móviles y computadoras personales y de escritorio), con una experiencia de navegación amigable.
  • Seguimiento puntual y constante: al solicitar una tarjeta de crédito en internet, el proceso es transparente y tienes total libertad para llamar para preguntar por el estado de tu aplicación. 

¿Que requisitos debo cumplir para pedir una tarjeta de crédito en línea?

Los requisitos difieren de un banco a otro y según la tarjeta. En términos generales, todos te pedirán tu credencial de elector o alguna otra identificación oficial, comprobantes de ingresos y de domicilio.

Puedes comprobar ingresos, te servirán tus recibos de nómina o bien, mantener un saldo promedio mensual en tu banco te ayudará a generar confianza en esa institución (aunque no te asegura la aprobación de una tarjeta).

Otros requerimientos son ciertos ingresos mínimos, que dependen de la tarjeta que pidas, así como un excelente historial crediticio.

Algunas entidades financieras envían a mensajeros a recoger tus documentos al lugar donde les digas, el resto te pide llevar tus papeles a una sucursal. En cualquier caso, tienes que ser mayor de edad.

¿Si apliqué a una tarjeta de crédito en línea, dónde puedo recogerla?

Esto depende también del banco. Algunos te la envían a tu domicilio, mientras que otros te avisan a qué sucursal debes recogerla. En cualquier caso, es tu derecho y obligación tener un teléfono o medio de contacto para dar seguimiento de tu aplicación.

¿Cuál es la mejor tarjeta de crédito que puedo solicitar en línea?

La mejor tarjeta de crédito es la que menos te cueste y la que mejor se adapte a tu estilo de vida. Recuerda que todas las tarjetas implican ciertos cobros extra al dinero que te prestan, los cuales pueden ser por concepto de comisiones, intereses o anualidades.

Un recomendación general es buscar la tarjeta que te cobre menos en cada uno de estos conceptos puede ser la mejor candidata.

Si se trata de buscar la tarjeta ideal, además del costo, debes elegir la que más se adapte a tus actividades diarias. Pregúntate: ¿ofrece puntos en cada compra y tú eres de los que compra en esos establecimientos? ¿Te da descuentos para eventos deportivos pero tú prefieres las artes? ¿Eres viajero frecuente y tu tarjeta te ayuda en esas actividades?

¿Qué beneficios tiene una tarjeta de crédito en línea?

Los beneficios de una tarjeta de crédito no dependen de si la puedes solicitar en línea o si debes tramitarla en una sucursal. En lugar de eso, las recompensas cambian según el plástico que elijas y la institución bancaria donde lo solicites.

Aquí te explicamos los beneficios más comunes:

  • Millas aéreas: las millas aéreas son de los beneficios más buscados en tarjetas de crédito. Los plásticos que te ofrecen millas están ligados a una aerolínea en específico, la cual te ofrece descuentos en vuelos, promociones exclusivas, acceso a salas VIP en aeropuertos y la posibilidad de mejorar la categoría de tu boleto u otros upgrades (como llevar más equipaje sin costo).
    Los programas de puntos para viajeros te permiten acumular un porcentaje de tus compras (generalmente expresado en puntos por dólar) para usarlo como parte del pago de tu boleto de avión o tu estancia en un hotel de tu preferencia. Estos puntos también pueden ser usados para comprar desde aparatos electrónicos hasta joyería.
  • Puntos recompensa: la modalidad de “puntos electrónicos” está disponible en la mayoría de las tarjetas de crédito (a excepción de las básicas). En algunos casos es un servicio gratuito y en otros pagas una inscripción. Los puntos que acumules también puedes usarlos para pagar cualquier producto o servicio que acepte esta modalidad.
  • Preventas y eventos exclusivos: algunas tarjetas de crédito te dan acceso a eventos culturales, deportivos o de entretenimiento exclusivos, mientras que otras te permiten comprar boletos en fechas preferenciales.
  • Compras exclusivas u ofertas a meses sin intereses: muchas tiendas en línea y físicas te ofrecen descuentos exclusivos o meses sin intereses al pagar con la tarjeta de crédito de un banco en específico.

¿Comparar y aplicar a una tarjeta de crédito en línea tiene costo extra?

No. Comparar las características de las tarjetas es totalmente gratis en Coru, mientras que solicitarla también es un proceso 100% sin costo en cualquier lugar.

¿Puedo aplicar a una tarjeta de crédito en línea si estoy en buró de crédito?

Primero, debes saber que aparecer en el Buró de Crédito no es algo malo. La mayoría de los mexicanos mayores de edad están ahí. El Buró de Crédito es una de las dos Sociedades de Información Crediticia (SIC) que hay en el país (la otra es Círculo de Crédito).

Lo único que hacen estas empresas es registrar tu actividad crediticia, es decir, si contrataste algún crédito, que puede ser automotriz, de consumo, hipotecario, empresarial, tarjeta departamental, servicio de telefonía o de cable.

El registro de tu historial crediticio incluye tu comportamiento como pagador. Si apareces en el Buró de Crédito como un pagador responsable no hay problema, pero si tienes retrasos en tus créditos (mal historial en Buró), lo más seguro es que el banco no te dé la tarjeta de crédito.

Como parte del proceso de selección y aprobación del plástico, el banco hace una investigación de tu comportamiento con créditos o préstamos pasados, con la finalidad de verificar que eres una persona que cumple y tiene capacidad de pago (es decir, que no tienes otros compromisos que te impidan pagar una nueva deuda).

Recuerda que en el Buró de Crédito se reflejan atraso desde los primeros días de tus cuotas mensuales hasta el monto total que debes después de varios meses o años de no pagar. Solo piensa: ¿tú le prestarías dinero a alguien que sabes que no paga sus deudas?

No obstante, cada banco tiene diferentes criterios para saber hasta qué nivel de “mal comportamiento” en créditos es aceptable, así que si tu deuda no es muy grande quizá tengas una oportunidad, pero te recomendamos cumplir tus compromisos de pago pasados antes de aceptar más crédito.
Dejar de pagar te genera intereses y tu deuda aumenta. Intenta recuperarte primero.

¿A cuántas tarjetas puedo aplicar a través de Coru?

Lo mejor de usar nuestra plataforma es que una vez que hayas dejado tus datos, el sistema te permite aplicar a más de una tarjeta con un solo clic.

¿Cuál es el mejor dispositivo para solicitar una tarjeta por internet?

El diseño y la tecnología de Coru son 100% responsivos. Eso, en el mundo digital, quiere decir que nuestra plataforma se ajusta a cualquier dispositivo, desde una computadora de escritorio hasta un teléfono inteligente o una tableta. Las tablas comparativas y el proceso de aplicación son ágiles y sencillas en cualquier pantalla, así que tendrás una experiencia de navegación muy satisfactoria si tienes buena conexión a internet.

¿Qué comisiones incluyen las tarjetas de crédito en línea?

Las comisiones de las tarjetas de crédito no dependen de si las solicitas en línea o no, aunque hay excepciones.Algunos bancos te descuentan la primera anualidad si llenas tu aplicación por internet. Sin embargo, en la mayoría de los casos los cargos no cambian.

Estos son algunos de los cobros que pueden hacerte los bancos al adquirir o usar tu tarjeta de crédito.

  • Anualidad: la anualidad es una cuota que el banco te cobra por tener una tarjeta de crédito. Se trata de una especie de membresía que se pagó cada año y que te da acceso a beneficios. Existen tarjetas en las que no pagas anualidad, algunas solo hacen válida esta promoción durante el primer año y otras pueden ser de 0% de anualidad.
  • Retiro de efectivo (nacional): esta es una comisión que te cobran todas las tarjetas de crédito cada vez que retiras efectivo. Ten en cuenta que esto también reduce el monto de tu crédito y no se trata de una cantidad paralela. Y lo más importante: el crédito NO es dinero gratis o extra que tienes, es una deuda.
  • Retiro de efectivo (internacional): retirar efectivo en el extranjero no es la mejor opción y te recomendamos que solo lo hagas si es una verdadera emergencia, pues tiene un costo más alto que el retiro de efectivo en el país.
  • Tarjetas adicionales: las tarjetas adicionales son plásticos que puedes darle a un familiar o amigo; la mayoría de éstas tienen un costo extra.
  • Extravío o robo de tarjeta: para reponer tu tarjeta si la perdiste o te la robaron deberás pagar un monto establecido.
  • Pago atrasado: si pagas tu deuda después de la fecha establecida, comenzarás a generar intereses. Ten mucho cuidado con este cargo, pues entre menos pagues, más crece.
  • Inactividad: algunas personas suelen sacar tarjetas de crédito solo porque sí, algunos las guardan por si tienen alguna emergencia y no tienen en cuenta que algunos bancos cobran una comisión por concepto de inactividad de tu cuenta. Lee bien tu contrato y verifica este dato para no ser sorprendido con cuotas acumuladas.

 

Tarjetas de crédito para jóvenes

Una tarjeta de crédito es una gran oportunidad y responsabilidad para un joven porque debe  administrar mejor su dinero para pagar a tiempo y ahorrarse los intereses o las comisiones, pero lo más importante es que puede crear un buen historial crediticio desde edad temprana. En México, existen bancos que ofrecen productos financieros especialmente diseñados para estudiantes o personas menores de 25 años que apenas empiezan su vida financiera.

¿Cómo tramitar una tarjeta de crédito para jóvenes?

Como en teoría la mayoría de los jóvenes aún no tienen historial crediticio, los bancos piden otros requisitos para tramitar una tarjeta de crédito para estos usuarios, entre los que están la credencial universitaria, tira de materias, un documento oficial que compruebe que no tienen más de 6 meses de graduado o antigüedad laboral de 6 meses.

Considerando que la mayor parte de este sector no tiene un ingreso formal, algunos bancos consideran a los jóvenes como sujetos de crédito si sus padres y/o tutores figuran como avales. En otros casos, no es necesario comprobar ingresos mínimos.

¿Cuál es la mejor tarjeta de crédito para jóvenes?

Para jóvenes, estudiantes y recién egresados las mejores tarjetas de crédito son aquellas que no cobran anualidad y otorgan beneficios para algunas experiencias básicas, como promociones en eventos, descuentos en boletos de avión hoteles, y recompensas en puntos acumulables por las compras realizadas, entre otros servicios ampliamente usados por jóvenes.

Lo mejor de este tipo de tarjetas es que la edad mínima para solicitarlas es de 18 años, además muchas ofrecen  seguros adicionales (por fraude, por fallecimiento y de viajes). El límite de crédito inicial que ofrecen estas tarjetas va de los $3,000 a los $10,000, aunque el Costo Anual Total (CAT), los requisitos y los beneficios varían mucho según cada banco.

Pros y contras de las tarjetas de crédito para jóvenes

Gracias a una tarjeta de crédito, los jóvenes pueden iniciar su historial crediticio desde muy temprana edad, lo que les beneficia cuando quieren adquirir productos mejores o más crédito, por ejemplo para comprar un auto o una casa.

Además, si los jóvenes usan su propia tarjeta de crédito, no dependen de sus padres para administrar sus gastos, así, aunque dispongan de poco límite de crédito, obtienen mayor libertad sobre sus gastos sin tener que rendirle cuentas a los padres.

Los beneficios de estas tarjetas incluyen descuentos en lugares de entretenimiento y puntos de recompensa por compras en algunos comercios.

Una de las desventajas de algunas de estas tarjetas es que los beneficios expiran cuando los usuarios terminan sus estudios o cumplen una edad determinada.

¿Una tarjeta de crédito de estudiantes es lo mismo que una tarjeta de crédito para jóvenes?

No necesariamente. Estas modalidades de tarjetas de crédito están pensadas para primeros tarjetahabientes o usuarios con nulo historial crediticio y con bajos ingresos, si bien existen algunas diferencias entre las tarjetas de crédito exclusivas para estudiantes y los otros plásticos.

Como antes mencionamos, cada tarjeta de crédito tiene características para un cliente determinado. Una tarjeta de crédito para estudiantes es aquella que el banco ofrece en convenio con alguna universidad o institución educativa, y se otorgan facilidades para el usuario con el fin de apoyar el inicio de su vida financiera. Los requisitos en estos casos suelen incluir la credencial, tira de materias y/o comprobante de inscripción vigentes.

En contraste, una tarjeta de crédito para jóvenes se trata de un plástico con requisitos más o menos flexibles (por ejemplo, ingresos bajos), cuya línea de crédito y beneficios son limitados, pero ideales para los usuarios de entre 18 y 30 años que no necesariamente sean estudiantes.

 

 

Tarjetas de crédito departamentales

Si no cuentas con historial crediticio suficiente para tramitar una tarjeta de crédito o no tienes un ingreso de dinero demasiado alto, pero necesitas crédito o te interesa comenzar un score crediticio, la mejor opción es aplicar a una tarjeta de crédito departamental.

¿Qué es una tarjeta departamental?

Son tarjetas de crédito especiales para comprar (a crédito) en algunas tiendas departamentales, esto también quiere decir que ofrecen descuentos exclusivos en la tienda que la otorga. Con estas tarjetas puedes comprar artículos de primera necesidad, en su mayoría ropa, en la tienda departamental y aquellos establecimientos con los que tenga convenio; además si pertenecen a las redes de pago MasterCard o Visa, con algunas tarjetas departamentales también puedes retirar dinero de cajeros automáticos y hacer pagos en otros comercios físicos y en línea.

¿Para qué me sirve una tarjeta departamental?

Si eres un principiante en el mundo de las tarjetas de crédito, te recordamos que existen dos tipos de plásticos (las departamentales y las bancarias), obviamente las tarjetas de crédito bancarias son las que tienen grandes beneficios y con las cuales puedes comprar infinidad de cosas; pero para obtener una de ellas es necesario crear un buen historial crediticio. Y ¿cómo vamos a obtenerlo? Fácil, iniciando con una tarjeta de crédito departamental.

3 ventajas de usar tarjetas de crédito departamentales

  1. Los pagos chiquitos: con estos pagos todos los compradores se comprometen a pagar una cantidad igual cada quincena o mes, según las condiciones de la compra, pero se incluye un alto interés.
  2. Si decides usar una tarjeta lo más recomendable es aprovechar las compras a meses sin intereses que ofrecen las tiendas, ya que permite amortizar su compra a lo largo de un determinado número de meses sin pagar el interés.
  3. Al adquirir este tipo de tarjetas se ofrecen descuentos exclusivos en algunos productos, así como meses sin intereses.

3 desventajas de usar tarjetas de crédito departamentales

  1. ·Usualmente no cuentan con un seguro de saldo si fallece el titular.
  2. Las tasas de interés que manejan las tiendas departamentales suelen ser más elevadas que las otorgadas por los bancos porque los requisitos que piden son mínimos.
  3. Existen comisiones por moratoria de pago.

¿Quién te protege si tienes algún problema con tu tarjeta departamental?

Para las tarjetas bancarias entra en acción la Condusef, pero si es departamental se encuentra en el campo de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), si tienes algún tipo de discrepancia, no dudes en buscarlos:

En los teléfonos 55 68 87 22 y 01 800 468 87 22; a través de Facebook en Profeco Oficial (mensaje inbox); haciendo una queja por escrito y entregándola en cualquier oficina o Delegación de la Profeco; Twitter en @Profeco; o en su correo electrónico denunciasprofeco@profeco.gob.mx

Diferencias entre una tarjeta de crédito y una tarjeta departamental

Cada tarjeta está hecha para un determinado cliente y no estás forzado a tener una en particular, aunque lo primordial sería comenzar con una tarjeta departamental con un crédito limitado para saber si eres apto a manejar una con un límite más alto, tómalo como un simulacro para determinar si sabes manejar bien una tarjeta de crédito.

Tarjeta de crédito departamental Tarjeta de crédito bancaria
No piden historial crediticio Te piden historial crediticio
En ocasiones solo se pueden utilizar en la tienda que la emite En cualquier lado las aceptan
Piden un ingreso menor de $5,000  El ingreso mínimo es de $7,000
CAT elevado CAT dependiendo el tipo de tarjeta
Promociones exclusivas de la tienda Promociones exclusivas del banco con diferentes tiendas
Límite de crédito mucho menor Límite de crédito dependiendo del ingreso

 

Mi primera tarjeta de crédito

Tener una tarjeta de crédito no representa ningún problema siempre y cuando conozcas cuál te conviene más y sobre todo, sepas manejarla bien. De no ser así puedes terminarás con una deuda muy grande y sin la posibilidad de que en el futuro alguna otra entidad financiera te conceda un préstamo, te aprueben una tarjeta de crédito premium o alguna con mejores condiciones y beneficios.

No hay porque temer, si usas tu tarjeta de manera responsable, tu historial crediticio se beneficiará a largo plazo, así podrás solicitar una tarjeta de crédito con un límite de crédito más amplio, por ejemplo. Además, según la categoría y el banco que las emita, las tarjetas de crédito ofrecen beneficios especiales al tarjetahabiente.

Acumula puntos, obtén descuentos, promociones exclusivas y la oportunidad de diferir el pago de lo que necesitas a plazos establecidos.

¿Cuál es la mejor opción para mi primer tarjeta de crédito?

No hay una sola respuesta para esta pregunta. La mejor tarjeta que puedes sacar por primera vez va a ser la que se adapte mejor a tus necesidades y actividades diarias. Es decir, debes solicitar una tarjeta que te permita obtener beneficios haciendo actividades que comúnmente realizas. Por ejemplo:

  • Si te gusta comprar en internet

Si eres una persona que acostumbra hacer sus compras en línea y tienes un comercio en línea favorito, investiga si ese sitio tiene promociones para bancos o tarjetas específicas. Por lo general, puedes pagar a meses sin intereses, descuentos especiales y hasta promociones exclusivas. Recuerda que al igual que una tarjeta de débito, con una tarjeta de crédito puedes hacer compras en línea y tener la misma validez.

  • Si eres viajero frecuente

Cuando acostumbras viajar y gastas seguido en conceptos relacionados, tal vez tu tarjeta debe ser alguna que tenga beneficios en hospedajes, aerolíneas y experiencias relacionadas a los viajes.

Los beneficios para viajeros frecuentes van desde descuentos en boletos de avión y hoteles hasta la posibilidad de acumular tal cantidad de puntos que obtienes un vuelo gratis. Si tus viajes son más bien ocasionales, quizá te convenga otra modalidad de beneficios.

  • Si necesitas un tarjeta para invertir en tu negocio

Tener una tarjeta de crédito para emprender es una buena idea para empezar tu negocio. Lo recomendable es seleccionar una que cobre bajas comisiones y te dé algún beneficio orientado a tu negocio, por ejemplo acceso a algún tipo de crédito empresarial.

  • Si buscas una tarjeta de crédito para iniciar tu historial crediticio

Con cualquier tarjeta crediticia o tarjeta de crédito departamental, comenzarás a generar actividad crediticia y por lo tanto ser verá reflejada en el Buró de Crédito, así quedará un primer registro de tu comportamiento como pagador.

¿Cómo solicitar mi primera tarjeta de crédito?

El proceso para solicitar tu primer tarjeta de crédito es muy sencillo, lo único que tienes que hacer es entrar a nuestra plataforma en Coru y llenar un formulario muy breve, así  podremos tener idea de qué es lo que buscas y sobre todo mostrarte todas las mejores opciones disponibles para ti.

Una vez que revises los resultados, podrás elegir la tarjeta que más te guste y aplica a ella ahí mismo. Cuando es enviada tu solicitud, lo único que queda esperar. Si tienes alguna duda antes, durante y después de aplicar a una tarjeta, nuestros especialistas pueden asesorarte durante el proceso.

Solicitud en el banco

En el banco de tu preferencia también puedes solicitar tu primera tarjeta de crédito. Lo que deberías hacer en este caso es comparar algunas alternativas antes, luego acudir a la sucursal con los documentos básicos y elaborar tú mismo la solicitud. Un inconveniente de esta opción es que además de invertir más tiempo y esfuerzo , a diferencia de usar un comparador en línea, no tendrás la garantía de revisar suficientes alternativas antes de elegir la más apropiada a tus necesidades.

¿Qué requisitos me piden para solicitar por primera vez una tarjeta de crédito?

Los requisitos para solicitar tu primera tarjeta de crédito dependen del banco con el que la solicites. Por lo general, te piden documentación oficial como una identificación del INE, pasaporte vigente y en algunos casos tu credencial de conductor.

Además, si no perteneces al banco al que solicitas la tarjeta de crédito te solicitarán algún documento oficial con el que puedas comprobar los ingresos que tienes. La idea de esto es que el banco pueda comprobar que tienes la capacidad de pago.

¿Por qué me conviene solicitar mi primer tarjeta de crédito en Coru?

En Coru nos encargamos de recopilar la información oficial más actualizada de cada banco, así te informamos de los beneficios y características de cada tarjeta de crédito. Ya no será necesario ir al banco para comparar y solicitar una tarjeta de crédito.

Además, gracias a los datos que nos proporcionas, podemos localizar exactamente la tarjeta de crédito que más se ajusta a tus necesidades y con mayor posibilidad de ser aprobado.

¿Es seguro tramitar una tarjeta con Coru?

Sí, contamos con certificados de seguridad que te permiten navegar en nuestro sitio con total privacidad. Si nos proporcionas algunos datos, solo serán usados para el proceso de solicitud de tu tarjeta.

¿Es seguro que me den mi primer tarjeta de crédito?

Cuando solicitas tu primer tarjeta de crédito estás sujeto a un proceso de aprobación del banco o institución financiera a la que estás aplicando. Cada banco tiene un proceso distinto para seleccionar y aceptar a sus clientes, según el tipo de producto que soliciten.

Por lo general, para obtener tu primera tarjeta de crédito necesitas tener un buen historial de pagos. El banco depositará en ti la confianza de prestarte dinero y para evitar riesgos, las instituciones financieras investigan tu comportamiento de pagos en plataformas como buró de crédito o círculo de crédito.

Además de tener un buen historial crediticio debes de tener la capacidad económica para pagar tu tarjeta mes con mes, por eso te solicitan comprobantes de ingreso oficiales con los que corroboran que en efecto, podrás hacerte cargo de tus pagos y de tu deuda total. Si no tienes historial crediticio no te preocupes, también existen algunas opciones de tarjetas de bajos requisitos que son más flexibles, aunque el límite de crédito que te dan es menor.

Si tienes mal historial y aún así necesitas tu tarjeta puedes recurrir a préstamos personales. Las tasas de interés son muy altas pero al final tu necesidad será resuelta.

¿Con qué bancos puedo solicitar mi primer tarjeta de crédito?

Si necesitas una tarjeta de crédito por primer ocasión te recomendamos buscar entre las tarjetas básicas de cada banco. Por lo general este tipo de tarjetas de crédito piden pocos requisitos y no necesitas ingresos muy altos para pedirla.

¿Cuál es la mejor manera de usar tu primer tarjeta de crédito?

La mejor manera de usar tu primer tarjeta de crédito es para tus actividades ya presupuestadas o de costumbre. El peor error que puedes cometer al usar tu plástico es realizar compras o servicios que no necesitas. Antes de comprar a crédito piensa si realmente necesitas hacer ese gasto y si no lo encontrarás más barato después.

Trata de hacer compras inteligentes. Por lo general, las tarjetas de crédito te dan un porcentaje de puntos por cada compra que realizas. A su vez puedes utilizar los puntos para hacer otros compras pero insistimos, no compres por otra cosa más que por la necesidad real de hacerlo.

Lo que debes saber de tu primera tarjeta de crédito

Otro aspecto importante que debes de tener en mente son las comisiones que cobran las tarjetas. Por lo general una tarjeta de crédito cobra la siguientes comisiones

  • Anualidad: Es el cobro que te hace el banco por el manejo de tu tarjeta de crédito.
  • Cobro por disposición de efectivo: Se trata del cobro que te genera tu tarjeta de crédito cuando quieres tener el dinero en efectivo.
  • Intereses: al igual que las comisiones, los intereses pueden representar un riesgo para tu préstamo con el banco. No pagar en tiempo y forma puede llegar a acumular intereses por pago tardío. Procura siempre cuidar los pagos y tener en mente los cargos extra si no lo haces en la fecha indicada.

¿Qué diferencia tiene una tarjeta de débito con mi primera tarjeta de crédito?

A diferencia de una tarjeta de débito, una tarjeta de crédito te ofrece la posibilidad de financiarte en un corto plazo. Las tarjetas de crédito tienen dinero que el banco te presta y que puedes utilizar en cualquier establecimiento para comprar o contratar un producto o servicio.

Por lo general, una tarjeta de crédito te ofrece más beneficios que una tarjeta de débito. El propósito principal de una cuenta de débito es ayudarte a guardar tu dinero en un lugar seguro y poder disponer de él en un cajero automático, retirando de ventanilla o pagando directamente con tu plástico.

¿Cuanto dinero me pueden prestar en mi primera tarjeta de crédito?

El monto que un banco te preste depende de diversos factores, entre ellos está el ingreso que tengas, tu historial crediticio y en algunos casos, tu edad.

Si tienes ingresos suficientes pero no tienes historial crediticio

En este caso, existe la posibilidad de que te den un monto mayor a que si aun no tienes muchos ingresos y no has tenido tarjetas de crédito. Para este caso, te sugerimos busques una opción con tu banco, por lo general ellos ya conocen bien los ingresos que tienes y solo hace falta que te ofrezcan una tarjeta o que solicites una.

Si no tienes suficiente ingresos y no has tenido ninguna actividad crediticia

En este caso, el banco no tiene mucha información para poder otorgar un préstamo muy alto. La intención del banco es ofrecerte la opción de una tarjeta de crédito pero a la vez que tengas la posibilidad de pagar el préstamo. Por ejemplo, si ganas 10,000 pesos al mes, el banco tiene que entender tu posibilidad de pago. La idea no es que gastes todo tu dinero en pagar tu tarjeta, puede que tengas otros gastos como la renta de un inmueble, servicios de tu hogar o gastos por el estilo.

Al igual que el banco, es tu responsabilidad conocer la capacidad de pago que tienes. Quizá el banco estime algo y te ofrezca un préstamo que tal vez sea mucho pero si te gastas todo ¿podrás pagar las mensualidades contando ya tus gastos fijos?

Tienes los ingresos suficientes pero tu historial crediticio no es el adecuado

El historial crediticio por lo general se refleja en plataformas como el Buró de Crédito o el círculo de crédito. Es importante mencionar que la historia crediticia no solo se confirma de tarjetas de crédito. En tu actividad crediticia también pueden estar incluidos préstamos personales, tarjetas de crédito departamentales y en algunos caso servicios de telefonía, televisión o internet.

Procura hacer los pagos de estos conceptos en tiempo y forma. En el buró de Crédito se reportan los pagos mes con mes, por lo general se reflejan como un status y puede ser a tiempo, con retraso de determinado número de días, meses o años.

En base a esto los bancos pueden determinar qué tan fiable será prestarte dinero.

No tienes ingresos suficientes y tienes mal historial crediticio

Por último el peor de los escenarios. Si el banco estima que el dinero que ganas no es suficiente para liquidar tu deuda y además, después de investigar se encuentra con que los pagos a tus deudas pasados no han sido en en el tiempo y forma será un escenario muy difícil para que el banco te pueda otorgar tu tarjeta de crédito.

¿En dónde puedo usar mi primera tarjeta de crédito?

Podrás usar tu tarjeta de crédito en prácticamente cualquier lugar físico que tenga terminal de cobro para tarjetas de crédito. Así mismo, podrás usar tu tarjeta para hacer pagos en línea.

Antes de comenzar, verifica que el banco de tu tarjeta sea aceptado como medio de pago y la modalidad en la que vas a pagar. Al igual que en las compras, puedes pagar tus servicios, y en muchos casos obtener promociones exclusivas por cada transacción que hagas.

¿Puedo usar mi primera tarjeta de crédito para pagar en el extranjero?

Sí. Por lo general, las tarjetas de crédito están respaldadas por instituciones internacionales que gestionan las transacciones como Visa y Mastercard.

De igual manera, las tarjetas pueden generar cargos extra por hacer pagos o retirar efectivo en el extranjero por lo que te recomendamos leer tu contrato para conocer el monto y situaciones en las que debes estar para que aplique tal comisión.

 

Tarjetas de crédito sin comprobar ingresos

¿Buscas una tarjeta de crédito sin comprobar ingresos? Conoce que tarjetas que no te piden un comprobante de ingresos, así como los beneficios que otorgan. ¡Obtén la tuya ya! 

El primer paso para obtener una tarjeta de crédito sin comprobar ingresos es precisamente encontrar la manera de demostrar que tienes la capacidad financiera de pagar tu tarjeta. Lo ideal es que tengas algún recibo de nómina u honorarios que avale tu ingreso, sin embargo, el hecho de que que no tengas un comprobante expedido por una empresa, no quiere decir que no puedas solicitar una tarjeta de crédito, al contrario, existen diversas formas en las que puedes demostrar los ingresos que percibes.

Recuerda que cuando aplicas a cualquier tarjeta de crédito en un banco o institución financiera, siempre te pedirán algún tipo de documento que avale que cuentas con el dinero necesario para pagar los gastos generados con tu tarjeta.

Este requisito aplica incluso para tarjetas departamentales o básicas y se pide por seguridad, tanto del banco como del cliente, a fin de que no se genere riesgo de impago y sobreendeudamiento respectivamente. Además, según el ingreso que percibas, ya sea de forma semanal, quincenal o mensual, el banco o la entidad financiera determina qué tipo de plástico te podría aprobar, así accedes a la tarjeta de crédito que mejor se adapte a tus necesidades y estilo de vida.



¿Cómo puedo comprobar ingresos para pedir una tarjeta de crédito?

 


Si eres asalariado o empleado formal de una empresa, basta con presentar tus recibos de nómina y/o recibos honorarios que demuestren tu ingreso.

Si trabajas por tu cuenta, eres freelance o tienes un negocio, no tienes como comprobar tus ingresos y quieres solicitar una tarjeta de crédito, revisa estos casos para generar un comprobante de ingresos:

  • Recibo mi sueldo en efectivo. Si eres de los empleados que reciben su nómina en efectivo (en mano o incluso en sobre), la forma más sencilla para demostrar tus ingresos es aperturando una cuenta de débito o ahorro en el banco y depositar en ella el total de tu sueldo cada semana, quincena o mes. Así tendrás un registro constante de los ingresos que recibes. Lo ideal es que deposites todos tus ingresos ahí, con la finalidad de que cuando solicites una tarjeta de crédito presentes los estados de cuenta con un monto fijo y el banco tome como referencia esa cantidad de dinero, y con ello tu capacidad de pago. Lo recomendable es que abras tu cuenta bancaria al menos 3 meses antes de pedir la tarjeta de crédito, mientras tanto puedes usarla como una mera cuenta de ahorro.
  • Soy comerciante o emprendedor con actividad formal. Si tienes un negocio propio, eres comerciante o emprendedor y tu actividad comercial está dada de alta en el Servicio de Administración Tributaria (SAT), puedes presentar tu declaración fiscal anual como comprobante de ingresos. Es decir, al estar dado de alta en el SAT, cada año debes presentar una declaración de los ingresos que tu negocio ha percibido, este documento te sirve como un aval de los ingresos que tienes al momento de pedir una tarjeta de crédito o crédito ante una institución financiera.
  • Soy comerciante sin actividad formal. Si tu comercio o negocio no está dado de alta en la Secretaría de Administración Tributaria (SAT), es decir, es un negocio con actividad informal, que no declara actividades o impuestos ante el SAT y quieres comprobar los ingresos que percibes, lo ideal es abrir una cuenta bancaria de ahorro o débito, y hacer depósitos de forma constante, tanto por en la cantidad como la periodicidad. De esta forma, cuando quieras solicitar una tarjeta de crédito o préstamo, los estados de cuenta funcionarán como comprobantes formales de ingresos válidos ante el banco o institución para iniciar con el proceso de aprobación de la tarjeta solicitada.

 

¿Qué es un comprobante de ingreso y para qué sirve?

 

Un comprobante de ingresos es un documento formal y válido ante las entidades financieras y bancarias, que sirve para comprobar el dinero que recibes o con el que cuentas, tanto en monto como en periodicidad, a fin de saber si eres una persona solvente sujeto de crédito.

Dependiendo de la actividad que realices, existen distintos tipos de comprobantes de ingresos, entre los que destacan:
1. Estados de cuenta de una cuenta de ahorro o débito. Si no trabajas de forma permanente en una empresa y careces de recibos de nómina, lo ideal es aperturar una cuenta de débito o ahorro y depositar tus ingresos de forma constante. Así, los estados de cuenta serán la forma en que podrás comprobar tus ingresos. Se recomienda abrir la cuenta en el banco al menos 3 meses antes de solicitar la tarjeta de crédito, para generar ciertos antecedentes con el banco.

  1. Declaraciones fiscales. Si tu actividad laboral está dada de alta ante la Secretaría de Administración Tributaria (SAT) y cada año presentas tu declaración de impuestos ante el SAT de los ingresos que percibiste, este documento te servirá como comprobante de ingresos ante algún banco o institución bancaria.
  2. Recibos de nómina. Si eres empleado y recibes tu nómina de forma quincenal o mensual, a su vez también obtienes tarjetones o recibos de nómina en los que se especifica tu sueldo antes y después de impuestos. Con ellos podrás comprobar tu liquidez ante cualquier institución financiera o banco.

Elige el comprobante de ingresos que mejor se adapte a tu actividad laboral y estilo de vida, recuerda que no hay uno mejor otro, cada tipo de comprobante tiene una naturaleza distinta de acuerdo a las necesidades de cada solicitante.

 

¿Por qué piden comprobante de ingresos para solicitar una tarjeta de crédito?

 

La principal razón por la que los bancos e instituciones financieras piden comprobantes de ingresos antes de otorgar una tarjeta de crédito o préstamo, es para determinar con mayor seguridad la línea de crédito a la que una persona puede tener acceso. Es decir, conocer los ingresos del solicitante ayuda a definir cuánto dinero le prestan a cada cliente, o bien, cuál es el límite de crédito de su tarjeta. Así, con un comprobante de ingresos el banco tiene mayor certeza de que el usuario tendrá liquidez para hacer frente a los pagos del dinero que utilice.


Además, al exigir este requisito, los bancos buscan que las personas no se endeuden por una cantidad mayor a sus ingresos, ni contraigan deudas a corto y largo plazo que no podrán pagar.

El comprobante de ingresos es una herramienta que ayuda, tanto al cliente como al banco, a encontrar la mejor tarjeta de crédito de acuerdo a las necesidades y estilo de vida de cada persona.



¿Qué tarjetas de crédito sin comprobar ingresos existen?


Aunque no es posible solicitar una tarjeta de crédito sin tener un comprobante de ingresos, actualmente los bancos e instituciones financieras ofrecen algunas tarjetas de crédito de bajos requisitos, es decir, con condiciones más flexibles que pueden ser una primera alternativa si no logras cumplir todos los requisitos. Por ejemplo:

  • Tarjetas de crédito aseguradas. Son aquellas en la que tú depositas cierta cantidad de dinero que sirve como garantía o respaldo para que el banco otorgue el plástico. Por lo general, el dinero depositado en la cuenta es el límite de crédito, por ello en este tipo de tarjetas el usuario es quien determina el crédito que tendrá. Tener una tarjeta de crédito asegurada no implica que siempre debas tener una, después de un tiempo podrás solicitar al banco una tarjeta de crédito básica o aquella que mejor se adapte a tus necesidades, siempre que hayas tenido una buena relación con el banco, es decir, hayas realizado tus depósitos a tiempo y no hayas retrasado con algún pago.
  • Tarjeta de crédito departamental. Una tarjeta de crédito de este tipo es aquella otorgada por una tienda departamental con un límite de crédito establecido. Según el tiempo y el historial que desarrolles con la tienda, puedes incrementar el crédito. Aunque en este tipo de tarjetas también te piden demostrar ingresos, usualmente no son demasiado estrictos en la antigüedad de tus comprobantes. Otra ventaja de este tipo de plásticos es que ofrecen beneficios, descuentos y promociones exclusivas para los tarjetahabientes por las compras que realicen las tiendas que emiten tu tarjeta.
  • Tarjeta de crédito básica para jóvenes y/o estudiantes. Una tarjeta de crédito de este tipo corresponde a aquellas las tarjetas de gama básica, es decir, plásticos que otorgan una línea de crédito reducida además de beneficios limitados por el uso del plástico, como ciertas recompensas y descuentos en diversos lugares. Por lo general, tienen comisiones y tasas de interés más bajas que las de otros plásticos; y en el caso de que sean jóvenes y/o estudiantes quienes las tramitan, no exigen comprobantes de ingresos formales ni por cantidades demasiado elevadas.

Este tipo de tarjetas de crédito también son ideales para comenzar con el historial crediticio, ya que facilitan el manejo y control de tu dinero, debido a la flexibilidad para tenerlas con un mínimo límite de crédito, lo que ayuda a evitar deudas mayores a tu capacidad de pago.

 

¿Qué beneficios tienen las tarjetas de crédito sin comprobante de ingreso?

 

Como hemos dicho, dado que prácticamente toda tarjeta de crédito te pedirá un documento para demostrar tu capacidad de pago, el primer beneficio es que formalices tu situación, ya sea aperturando una cuenta bancaria y/o tramitando una tarjeta de crédito garantizada, departamental y/o para estudiantes. En el caso de estos plásticos, existen diversos beneficios, entre los que destacan:

  • Tarjeta de crédito asegurada. Con este plástico puedes establecer el límite de crédito que deseas gastar, evitando contraer un deuda en el corto o largo plazo, además puedes tener acceso al programa de recompensas que el banco emisor tenga.
  • Tarjeta de crédito departamental. Además de contar con crédito en la tienda que la emite, tendrás acceso a descuentos adicionales en la mercancía  y posibilidad de pagar a meses sin intereses o a cuotas, promociones exclusivas y recompensas en las compras realizadas entre otras. Además, estas tarjetas de crédito también sirven para pagar en otros establecimientos.
  • Tarjeta de crédito básica para jóvenes y/o estudiantes. Al igual que una tarjeta de crédito departamental, con este plástico puedes diferir tus pagos a meses, acumular puntos y acceder a alguna modalidad básica del programa de recompensas del banco que la emite.

Recuerda que cada tarjeta de crédito ofrece diferentes beneficios dependiendo de las necesidades y estilo de vida de cada persona, por lo que a la hora de seleccionar una, elige aquella que tenga mayores beneficios por tus compras y te cobre menos comisiones.

 

 

¿Cómo abrir una cuenta en el banco para obtener un comprobante de ingresos?

 

Si quieres tramitar una tarjeta de crédito y no tienes comprobantes de ingresos, la opción más recomendable es abrir una cuenta de ahorro básica en el banco. Además de que te ayudará a guardar tu dinero sin cobrarte ninguna comisión, te darán una tarjeta de débito inmediatamente, y después de tres meses podría servirte como un comprobante de ingresos estables, si haces depósitos continuos. Para tramitar una cuenta de ahorro debes ser mayor de edad, tener un comprobante de domicilio y acudir al banco de tu interés.

 

IMPORTANTE: Si bien las cuentas de ahorro son gratuitas según el Banco de México, los bancos sí pueden establecer un saldo promedio mínimo que, si no mantienes durante tres meses consecutivos, provocaría el cierre de tu cuenta. Por ejemplo, si te dicen que el saldo promedio mínimo es de $1,000, significa que tu cuenta siempre debe tener al menos esa cantidad la mayoría de los días del mes. Otros bancos no tienen ninguna condición, compara la opción más cómoda para ti.

 

Recuerda que las cuentas de ahorro básicas también sirven para acceder a servicios como pagos en línea o solicitar préstamos por internet; además funcionan como comprobantes de ingresos y en ocasiones te dan más beneficios, como acceso a créditos o seguros baratos, según el banco en que la apertures.

 

Tarjetas de crédito sin buró

Pocos bancos en México ofrecen tarjetas de crédito para personas con mal historial crediticio o sin registro en el buró de crédito. Te decimos cómo funcionan las tarjetas sin buró, sus condiciones y si te conviene solicitar una. ¡Compara tus opciones!

¿Qué es el buró de crédito?


En México existen 2 entidades que evalúan el historial crediticio de los mexicanos, el Buró de Crédito y el Círculo de Crédito, ambas son empresas privadas que recopilan información acerca del comportamiento de pago de los usuarios, tanto de tarjetas de crédito como de préstamos y otros créditos en general.

Tanto Buró como Círculo de Crédito, también llamadas Sociedades de Información Crediticia (SIC), generan un reporte que sirve para que los bancos y las financieras conozcan tu comportamiento de pagos y sepan quién es buen pagador antes de aprobar o rechazar una tarjeta de crédito o algún otro tipo de financiamiento.

 

¿Cómo saber si estoy en buró de crédito?


Buró de Crédito y Círculo de Crédito otorgan un reporte gratis al año para los usuarios que desean conocer su score o estatus. Este reporte se puede solicitar a través de la página web de la institución http://www.burodecredito.com.mx/reporte-info.html, así como vía telefónica al teléfono 54494954 desde la Ciudad de México ó al 01 800 640 7920 desde el interior. Si necesitas más de un reporte al año, las consultas adicionales podrían tener costo.

¿Cómo obtener una tarjeta de crédito sin buró?


Una tarjeta de crédito sin buró, por lo general se trata de una tarjeta garantizada o asegurada , es una modalidad de plásticos que dan crédito ligado a una inversión o a cambio de una cantidad de dinero que debes depositar antes de usarla, como garantía de pago.

Por lo general, la línea de crédito es limitada o depende del saldo que tú abonas como garantía. Estos plásticos son ideales para quienes no tienen historial crediticio o para quienes tienen malos antecedentes como deudores y representan una nueva oportunidad para abrirse puertas con algunas instituciones financieras.
Recuerda, una tarjeta sin Buró, siempre será un crédito condicionado a un respaldo, en caso de que no pagues.
Las tarjetas de crédito que no te piden historial crediticio usualmente te prestan un monto bajo, comparado con otro tipo de plásticos. Recuerda que el límite de crédito varía dependiendo del tipo de tarjeta, tu capacidad de pago, tu historial de pago y otros aspectos.


¿Qué es tarjeta de crédito asegurada?

 

Las tarjetas aseguradas o garantizadas no piden necesariamente historial crediticio, pero el crédito que otorgan depende de una inversión o garantía de pago, es decir, de cierta cantidad de dinero que el usuario deposita antes de usarla, como respaldo.

La ventaja de estas tarjetas es que informan tu comportamiento al Buró, así que si pagas a tiempo y la usas con frecuencia, puedes construir buen historial crediticio para después aplicar a una mejor tarjeta de crédito. Aunque las tarjetas garantizadas requieren que deposites un monto inicial en garantía, suelen ofrecer comisiones y tasas de interés baratas.

Otro de las tarjetas garantizadas o aseguradas es que tienen menos beneficios, aunque sí existen plásticos de este tipo que te dan acceso a programas de puntos de recompensa, sobre todo si están avaladas por redes de pago como Visa o MasterCard.

 

¿Cómo sacar una tarjeta de crédito con mal historial?


Para sacar una tarjeta de crédito garantizada, si tienes nulo o mal historial crediticio, los bancos en México que ofrecen esta modalidad de tarjetas son Banco del Bajío, Banco Azteca, Acertum Bank (que es una marca de Banco Azteca) y Broxel.

Aunque los requisitos varían según cada entidad, en general se requiere:

Llenar una solicitud

Hacer un depósito inicial (este depende de cada banco)

Ser mayor de edad

Mostrar comprobantes originales de ingresos, domicilio e identificación

 

Si tienes mal historial crediticio, la recomendación es primero saldar deudas anteriores, pues si te endeudas con la tarjeta garantizada solo empeorarás tu score o historial.

 


¿Una tarjeta de crédito garantizada o asegurada me sirve para mejorar mi historial crediticio?


No. Nada puede mejorar tanto tu historial crediticio a menos que pagues los adeudos. Sin embargo, si crees que jamás podrás recuperarte con deudas pasadas, pero aprendiste la lección y quieres “empezar de nuevo”, una tarjeta garantizada puede ayudarte.
Después de un cierto período de mostrar buen comportamiento en tus pagos, sí puedes volver a manejar una tarjeta de crédito sin garantía.

Una mala decisión es acceder a las quitas, un método de los bancos para recuperar algo del dinero que te prestaron, y que consiste en rebajarte un buen porcentaje de la deuda para cerrar el crédito, lo que queda registrado como morosidad en tu Buró.


¿Las tarjetas garantizadas tienen comisiones e intereses?

 


Sí, la mayoría de las tarjetas de crédito tienen comisiones e intereses, y las tarjetas que no te piden buró no son la excepción. Antes de solicitar y contratar cualquier tarjeta revisa los cargos extra. Los costos más importantes que debes evaluar son:

  • Cuota anual, comisión anual o anualidad (de la tarjeta original y de adicionales)
  • Tasa de interés
  • Gastos de cobranza
  • Disposición de efectivo
  • Consulta de saldo y movimientos
  • Costo Anual Total


¿Las tarjetas sin buró tienen beneficios?

 


Sí. Una tarjeta de crédito garantizada puede tener beneficios según el banco que la emite, por ejemplo dar puntos por compras, ahorro de anualidad y seguros, entre otras ventajas. Además, te ayuda construir historial crediticio.

 

¿Para qué sirve una tarjeta garantizada?

 

  • Una tarjeta de crédito asegurada o garantizada es ideal para quienes no tienen historial crediticio o para quienes tienen un mal score. En teoría, las tarjetas aseguradas no te piden un récord excelente en el buró de crédito, pues dejas en garantía tu cuenta de inversión, de ahorro o un monto determinado de dinero, de donde el banco puede cobrarte los pagos en caso de que tú no cubras tu deuda.
  • Las tarjetas sin buró te sirven cuando no quieres endeudarte pero quieres obtener beneficios por tus compras y/o usar servicios que te piden una tarjeta de crédito, como es el caso de muchas tiendas en línea.
  • Algunos hoteles o cadenas de renta de automóvil pueden pedirte una tarjeta de crédito como garantía para darte el servicio, y en ese caso te sirve tener este plástico. 

¿Las tarjetas prepagadas son tarjetas garantizadas?

 


No. Una tarjeta de crédito garantizada necesita que deposites dinero para poder usarla y a cambio de eso tienes un pequeño crédito.
Las tarjetas prepagadas no tienen crédito y te sirven para usarlas en lugar de efectivo en lugares o comercios establecidos.

 

¿Es lo mismo una tarjeta garantizada que una tarjeta preaprobada?


No. Una tarjeta de crédito preaprobada o preautorizada es únicamente una “promoción” o publicidad para invitarte a aplicar a esa tarjeta, sin la certeza de que la obtendrás.

Ninguna institución financiera puede aprobar una tarjeta de crédito sin tu autorización o solicitud; es más, ni siquiera pueden ver tu historial crediticio sin tu permiso.
De acuerdo con la Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros, los bancos o instituciones que emitan una tarjeta de crédito sin la autorización del cliente, pueden ser sujetos de una sanción.

 

¿Cuánto cuesta el reporte de Buró de Crédito?

 

Cada 12 meses tienes derecho a un Reporte Especial de Crédito gratis, los reportes adicionales cuestan 89 pesos (a marzo 2018). Puedes consultarlo en http://www.burodecredito.com.mx o llamando al (55) 5449 4954 o al 01800 640 7920. Te solicitarán el último estado de cuenta de una tarjeta de crédito vigente e información de créditos adicionales en caso de tenerlos.

 

¿Cómo borrar mi historial crediticio?

 

El historial crediticio no puede ser borrado. Los adeudos del historial pueden eliminarse de dos formas:

  1. Pagando saldos pendientes y esperar la actualización
  2. Esperar los plazos en que se borran los historiales de adeudo, según las condiciones de la Ley de las SICS.

La Ley que regula a las Sociedades de Información Crediticia (SIC), comúnmente conocidas como burós de crédito, establece que la información de un crédito se borra en los siguientes, según el monto del adeudo.

Para calcular el monto de los adeudos se usan las Unidades de Inversión (UDIS), cuyo valor es puesto por el Banco de México y al 1 de marzo de 2018 es de 6 pesos por cada UDI aproximadamente.

 

Adeudos de 25 UDIS o menos Deben eliminarse a los doce meses
Adeudos entre 25 y 500 UDIS Se eliminarán a los dos años
Adeudos entre 500 y mil UDIS Se eliminarán a los cuatro
Adeudos entre mil y 400 mil UDIS Se eliminan a los seis años de estar en el Buró de Crédito, mientras el crédito no esté en proceso judicial o que el titular del crédito no haya cometido fraude

 

¿Qué es el historial crediticio?


Tener historial crediticio o estar en buró de crédito no es algo necesariamente malo.

Como hemos dicho, en México existen dos empresas, conocidas como Sociedades de Información Crediticia (SIC), que registran la actividad crediticia de las personas. Dichas compañías se llaman Buró de Crédito y Círculo de Crédito.
En específico, las SIC registran cómo te comportas en tus pagos una vez que contratas un crédito bancario (préstamo, revolvente, automotriz, hipotecario o para tu negocio) cuando adquieres una línea telefónica o de celular de postpago, si contratas televisión por cable, entre otros tipos de duda.
La información que reúnen el Buró y el Círculo de Crédito queda registrada en un Reporte de Crédito Especial que informa:

  • Cuándo obtuviste el crédito
  • Si estás al corriente con tus pagos
  • Si te atrasaste para pagar tu deuda
  • Por cuánto tiempo te atrasaste en el pago del crédito
  • Cuánto te falta por pagar
  • Si ya pagaste tu deuda por completo

 

Así que aunque no estés atrasado con tu deuda, si contrataste algún crédito sí debes aparecer en el buró, pero como un pagador responsable, lo cual te beneficia ante los bancos y otras instituciones financieras que prestan dinero.
En resumen: tener historial crediticio es tener un registro de los créditos que has tenido a lo largo de tu vida financiera.


¿Es malo estar en Buró?


Depende. Como lo explicamos antes, estar en Buró puede ser algo muy bueno si has pagado tus créditos a tiempo o incluso antes de su vencimiento.
Por el contrario, si te has atrasado o dejaste de pagar una deuda, aparecer en el buró de crédito es muy malo para tu imagen ante las empresas que otorgan crédito.


¿Por qué los bancos piden historial crediticio?


Antes de solicitar una tarjeta de crédito es muy importante tener claro que el saldo de la tarjeta no es dinero “extra” ni mucho menos regalado.
De hecho, es dinero que te puede salir muy caro en estos casos:

  • Si no tienes la tarjeta de crédito correcta y por ejemplo, pagas anualidad y lujos o amenidades que no utilizas.
  • Si usas todo tu límite de crédito sin tener cómo pagarlo
  • Si solo haces pagos mínimos a la deuda
  • Si ignoras las comisiones o intereses que te cobran solo por tener la tarjeta

La mayoría de los bancos piden que tengas un excelente historial porque para ellos es un riesgo prestar dinero y necesitan alguna certeza de que vas a pagarles o que pueden confiar en ti.
Conocer tu historial crediticio les ayuda a los bancos a confiar o desconfiar de ti como pagador, pues les indica cómo te has comportado con otros créditos. Si te atrasaste en alguno o dejaste de pagar, es una mala señal, mientras que si pagas a tiempo o incluso antes de que termine la vigencia de tu crédito, es una buena señal.