Todo lo que puedes deducir de impuestos si tienes un auto

 

Aunque la declaración anual de impuestos no es mañana, es tu obligación prepararla durante todo el año; especialmente si quieres que Hacienda te devuelva algo de lo que has pagado. ¿Puedo deducir impuestos con mi auto? La respuesta es: sí. Claro está que no todo lo que gastas en tu coche lo puedes deducir pero la gran mayoría sí, te explicamos bajo qué condiciones puedes solicitar que se haga la devolución en tu declaración y bajo qué conceptos.

¿Quién puede deducir los gastos de su carro?

Las personas físicas dadas de alta en hacienda, bajo el régimen de honorarios o actividad empresarial, arrendamiento o Régimen de Incorporación Fiscal (RIF); y por supuesto que por su actividad (u ocupación) justifiquen que utilizan su auto para cumplir con sus obligaciones laborales –en citas, entrevistas o entregas a clientes-.

¿Qué se puede deducir?

Gasolina, refacciones, mantenimientos, cambio de llantas, parquímetros, estacionamientos, pensiones, tenencia, el seguro de autos e incluso ¡la compra o renta del mismo vehículo!

Pero si quieres darle una ‘manita de gato’ a tu carro para que estéticamente luzca mejor, olvídalo eso ya no aplica.

¿Y cómo deducir?

¡Mucho cuidado! Para que puedas hacer válidos los gastos de tu auto, es necesario que siempre los pagues a través de medios electrónicos como tarjetas de crédito, débito o transferencias bancarias; porque si pagas con efectivo y no puedes demostrarlos, “ya fue”.

¿Cómo demostrar el gasto en parquímetros y estacionamientos?

Para ello, deberás guarda todos los comprobantes y al final del mes, acude a las oficinas de la compañía encargada de operar los parquímetros y estacionamientos, para pedir que te sean canjeados por una factura electrónica.

Para deducir el mismo auto

Puedes deducir la compra de un carro hasta por 175 mil pesos, ya sea nuevo o usado; pero toma en cuenta que si es seminuevo y se lo compras a un particular, éste no podrá emitirte ningún tipo de factura y ya no podrás deducirlo.

La renta de un auto que sea estrictamente indispensable para hacer tu trabajo, también es deducible hasta por un monto máximo de 200 pesos diarios y siempre que su valor no exceda los 175 mil pesos.

Si estás en un sistema de Leasing, puedes deducir en cada mensualidad el IVA, el interés del IVA, el ISR y el interés del ISR durante todo el contrato.

¡Vital!

Recuerda que para que todo fluya, debes verificar que las facturas tengan todos los datos correctos, que incluyan tu RFC y que el domicilio que aparezca sea el mismo que diste de alta en el SAT.

¡Cuida tu dinero y busca tu devolución de Hacienda!

Artículos relacionados

%d bloggers like this: