4 fraudes comunes de tarjetas bancarias

Si pagas con tarjeta, seguramente alguna vez te has sentido -o has estado- vulnerable a sufrir alguna estafa al momento de pagar con tu plástico.

En materia de fraude al pagar con tarjetas de crédito, no todo son los cargos externos no reconocidos. Existen otras variantes de estafa que conviene conocer para estar prevenido.

¿Qué es peor?: Un fraude a tu tarjeta de crédito o a la de débito

En 2017, los fraudes a tarjetas ascendieron a 6.4 millones, de acuerdo con la Condusef. De esos, 58% fueron a tarjetas de crédito y 42% a débito.

Si bien en ambos casos puede pegarle a tu economía familiar, quizá el riesgo es mayor en tarjetas de crédito, pues el monto que te roben puede ser mayor al dinero que puedes pagar y generarías intereses sobre una deuda que no es tuya.

4 fraudes comunes en la tarjeta de crédito

En ambos casos, pero específicamente al usar tarjetas de crédito, el banco está obligado a respaldarte ante operaciones no reconocidas. Según la Condusef, los 4 fraudes más comunes que sufren los tarjetahabientes son los siguientes:

Fraude ¿Qué es? ¿Qué hacer? ¿Qué debe pasar? Excepción
Clonación “Duplicación” de los datos de tu tarjeta para realizar operaciones que no reconoces. Reportar la transacción dentro de los cuatro días posteriores a la fecha del cargo no reconocido.

Ve el proceso para reportar una tarjeta clonada.

Banco de México obliga a las instituciones financieras a liberarte del pago y a devolverte el monto de a tu reclamo. No aplica si el banco comprueba que la compra se autorizó en algún comercio mediante el chip de tu tarjeta.
Robo o extravío Sustracción física del plástico. Reportar el percance de inmediato. El banco absorbe cargos no reconocidos en tu tarjeta de crédito, que hayan sido realizados durante las 48 horas previas al aviso de robo o extravío. El banco puede exigir que pagues algún cargo (por ejemplo pagos frecuentes) que hayas autorizado previamente al robo.
Fraude por internet Cargo no reconocido en tu tarjeta, efectuado por teléfono o internet. Reportar dentro de los cuatro días posteriores a la fecha del cargo no reconocido. El banco deberá liberarte del pago y abonarte la cantidad requerida a más tardar el cuarto día hábil bancario tras tu aviso. No aplica en operaciones hechas por internet cuando el banco pruebe que en la compra se usaron sistemas de autentificación en línea, como Verified by Visa o MasterCard SecureCode
Compras autorizadas sin firma Transacciones que se autorizan sin requerir firma, NIP o firma digitalizada del cliente

(Que exceden la cantidad de $250, permitida para este tipo de compras sin firma)

El banco es el responsable de las transacciones no reconocidas, así como de abonar el dinero al segundo día hábil bancario siguiente a la reclamación. No debe existir cargo adicional por esta bonificación.

Con información de Condusef

Otras modalidades de fraude con las tarjetas bancarias

Hay otras modalidades relativamente nuevas que también están volviéndose frecuentes:

Fraude ¿Qué pasa? ¿Cómo lo evito?
Cambiar las terminales de cobro Ya sea, al momento de pagar o bien al momento de ponerlas a “cargar” a la toma de corriente eléctrica. No pierdas de vista tu tarjeta cuando pagas, y activa las notificaciones de cargos inmediatos a tu celular.
Fraude por llamada telefónica En este caso se abusa de la buena voluntad del cliente, ya que mediante el engaño se le extraen datos confidenciales para sustraer claves. Jamás des información bancaria por teléfono. Si se trata de una compra, de preferencia debes ser tú quien llama al establecimiento. Es válido que como cliente, también puedas grabar tu llamada de compra
Fraude por intervenir la red Hackers descifran códigos de redes privadas, especialmente empresariales y “atrapan” contraseñas. Cambia periódicamente tus contraseñas y nunca hagas operaciones de compra en computadoras públicas.

Como puedes ver, la mayoría de los bancos también se previene ante la queja o reclamo de un fraude, por ello conviene que sepas cómo reaccionar si algo así te sucede.

Cómo prevenir fraude a tus tarjetas

1. Toma tus propias medidas de seguridad

Tú eres el principal vigilante de tu tarjeta. Recuerda, tu número de cuenta y código de seguridad impreso al reverso tu tarjeta, sólo SOLO necesarios para compras en comercios, por teléfono o Internet. No des estos datos en otras compras ni pierdas de vista tus tarjetas en tiendas físicas.

Evita hacer operaciones de banca móvil en cafés Internet, o máquinas prestadas. Y siempre instala las herramientas anti-intrusos que aparecen en las páginas de cada Banco. No hagas uso de ningún hipervínculo al banco si llega desde un correo electrónico. Acude directamente a la página web del banco o de la tienda donde quieres hacer tu transacción. 

2. Canaliza correctamente tu reclamo

Si ya detectaste una compra no reconocida, llama de inmediato a tu banco. Los primeros responsables de atender un cobro indebido, por ley, son los bancos; no los comercios. Aunque puedes avisar a ambos, no pierdas de vista el proceso oficial. Sé muy específico en la información que entregues y mantén siempre presente la última operación que tú realizaste con tu tarjeta.

Si acostumbras conservar tus vouchers, guárdalos en un lugar seguro. Si no será así, mejor destrúyelos para evitar que se haga mal uso de tu información.

3. Revisa plazos y letras pequeñas en las cláusulas los reclamos

Si ya estás en proceso de un reclamo, recuerda que siempre existe la posibilidad de que el banco te pida nuevamente el dinero que ya te había bonificado por un fraude. Esto sólo puede pasar si:

  • Demuestra que tú o alguno de tus tarjetahabientes adicionales autorizó la compra u operación.
  • Si el banco te entrega un reporte con copia de los documentos que prueben los hechos dentro de los 45 días naturales posteriores a tu reclamo en compras nacionales o hasta 180 días, en compras en el extranjero.

No debes realizar ningún pago en el periodo en que se resuelve la aclaración, es tu derecho. Además, el banco no deberá cobrarte intereses moratorios generados por la falta del pago reclamado ni reportarte al buró de crédito.

¿Te conviene pagar por blindaje extra?

TODAS las entidades bancarias están legalmente obligadas a proteger a sus usuarios, según la circular 34/10 del Banco de México.

Además hay seguros o blindajes “adicionales” que venden la mayoría de los bancos a sus clientes y ofrecen las ventajas de: extender los plazos de tiempo para avisar del fraude, limitar el crédito de las tarjetas adicionales, activar notificaciones de compras por correo electrónico y dispositivos móviles, entre otros. Además existen variantes de blindajes “totales” que cubren montos elevados (hasta 200 mil pesos) y desde un mismo banco dan la posibilidad de blindar varias tarjetas.

En el caso de tarjetas de débito, muchos bancos ofrecen la cobertura de manera gratuita.

El consejo: en general lo mejor es buscar la protección que más te convenga, según el saldo promedio que tengas en tu cuenta. Evaluar si vale la pena comprar un seguro de protección adicional y recuerda que existe una ley de tarjetas ampara a todos los usuarios. No obstante, cualquier intento de engaño al banco también puede ser castigado penalmente.

Artículos relacionados

%d bloggers like this: