¿Cómo clonan las tarjetas de crédito o débito?

Seis de cada 10 quejas ante la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) respecto a las tarjetas de crédito y débito son por cargos no reconocidos.

La clonación es uno de los principales fraudes financieros y lo sufren usuarios tanto tarjetas de crédito como de débito, así que si acostumbras utilizar estos medios de pago, infórmate aquí cuáles son las formas más comunes de cometer este fraude.

#1 Skimmer

Se trata de un aparato que realiza una copia de la banda magnética de tu tarjeta de crédito o débito, y a través de una computadora pasa tus datos a una tarjeta vacía; de esta manera, toda tu información bancaria es clonada en automático. Este tipo de clonación se hace de forma rápida en un cajero automático, en un restaurante, gasolinera, tienda y en cualquier sitio donde puedas perder de vista tu plástico por algunos minutos.

#2 Premios falsos

En esta típica forma de clonar, los delincuentes hacen cómplice al cliente, ya que le llaman por teléfono o lo interceptan en algún centro comercial, para asegurarle que se ha ganado un premio, una cena, un viaje, o una promoción. ¿La única condición? que proporciones tus datos financieros para canjear el beneficio. ¡Alerta! aunque suene muy convincente y te den algunos datos que “parecen” verídicos o hasta te entreguen datos de contacto, siempre sospecha de estas situaciones, pues la mayoría son engaños.

#3 Pishing

Este fraude precisamente se basa en el temor y la preocupación que puede causarte algún contratiempo en tu tarjeta, ya que los estafadores se hacen pasar por “tu banco” mediante un mensaje de correo electrónico y/o redes sociales, y te advierten que hay un cargo indebido en tu tarjeta de crédito o algún problema en tu cuenta, y necesitan verificas tus datos.

Por lo general, la falsa alarma te redirige a un sitio web que “se parece” al de tu banco, aunque en realidad es una página fraudulenta creada para captar tu información personal. Recuerda: ningún banco jamás debe pedirte datos confidenciales por correo electrónico.

#4 Tarjetas “palomas” o falsas

Según la Condusef, este tipo de clonación consiste en que los delincuentes compran, ilegalmente, una memoria USB con información de los clientes de cualquier entidad financiera.

Después, con ayuda de una computadora, descargan dicha información en una tarjeta en blanco llamada “paloma” (sin logotipos de ningún banco, ni nombres). Esta tarjeta “paloma” no tiene banda magnética, solo cuenta con un chip.

Ya que la tarjeta tiene toda la información del cliente, el delincuente acude a gasolineras, tiendas departamentales o de conveniencia, para pagar con ellas o retirar dinero. Para poder cometer este delito, se hace cómplice al personal del lugar (de la tienda o la gasolinera), quien acepta el fraude y a cambio recibe una gratificación.

#5 Ofertas y servicios que no solicitaste

Similar al punto 2, en este caso se trata de empresas “externas”, por ejemplo de agencias de viajes o tecnología, quienes hasta aparentan estar legalmente constituidas, y pueden entregarte sus tarjetas de presentación para embaucarte.

Insisten hasta el cansancio en entregarte un premio que tú jamás pediste, todo a cambio de que seas tarjetahabiente de cualquier banco y contestes algunas preguntas básicas relacionadas con tu información personal básica. Aunque no te piden claves y contraseñas, el fraude aquí consiste en saber tus hábitos de consumo y tus datos, para posteriormente realizar llamadas de extorsión o robo de identidad.

#6 Robo de tarjeta de crédito o débito

Usualmente llevamos la cartera con las tarjetas y al menos una o dos identificaciones personales. Ten precaución, en caso de que la pierdas o te roben, dejarás carta abierta que cualquier persona pueda hacer mal uso de ellas.

¿Tienes un cargo no reconocido en tu tarjeta de crédito o débito?

Si no reconoces un cargo, o bien hicieron transacciones suplantando tu identidad, además de contactarte con tu banco de inmediato, puedes acudir a la Condusef para presentar una reclamación y recibir asesoría gratuita.

Llama sin costo al 01 800 999 80 80, o ingresa a www.condusef.gob.mx para más información.

Artículos relacionados

%d bloggers like this: