Tips para elegir otra tarjeta de crédito

Seguramente más de una vez has sido blanco de alguna llamada para ofrecerte promociones en nuevas tarjetas de crédito, y ya sabes lo abrumadoras que pueden ser. Ten por cierto que, después de obtener tu primer plástico, la cantidad de veces que ofrecerán otra tarjeta irá en aumento.

Pero aceptar una segunda o tercera tarjeta de crédito no es tan sencillo como parece. Si no te tomas un momento para pensarlo, el “beneficio” puede resultar contraproducente para tus finanzas. Revisa estos consejos antes de contratar una segunda tarjeta de crédito.

3 tips antes de aceptar nuevas tarjetas de crédito

#1 Analiza si estás sacando máximo provecho a la tarjeta actual

Lo primero es ver si realmente tener otra tarjeta aumenta los beneficios que ya te da tu tarjeta actual, o si le puedes sacar más provecho. Analiza si los beneficios de tu tarjeta actual están alineados al estilo de vida que llevas e identifica qué más te gustaría obtener. Si lo que necesitas es un límite de crédito mayor entonces considera pedir una extensión de tu línea de crédito.

Dependiendo de los beneficios adicionales que quieras, vale la pena comparar con otras tarjetas incluso de diferentes bancos, para ver si hay alguna  que complemente o sustituya la que ya tienes en cuestión de los beneficios.

#2 Revisa los términos con detenimiento

Al considerar nuevas ofertas de tarjetas de crédito, ya sea para contar con un segundo plástico o reemplazar la tarjeta que se tiene, lo básico es revisar cuál opción ofrece la tasa de interés y los costos más bajos. Los puntos clave a revisar son el CAT (Costo Anual Total), la anualidad a pagar (si aplica), la tasa de interés y las comisiones del banco.

#3 Analiza de manera sensata la utilidad de contar con más de una tarjeta

Antes de apresurarte a contratar una segunda tarjeta de crédito piensa que harás con la que ya tienes, ¿la vas a conservar? ¿la vas a cancelar?.Si sabes que eres bueno para administrar el crédito no habrá mayor problema al contar con varias tarjetas, pero si en cambio caes fácilmente en la tentación de gastar sólo porque tu línea de crédito te lo permite entonces lo más sensato será conservar sólo una tarjeta que te pueda sacar de apuros en una emergencia.

Que te ofrezcan un buen producto no quiere decir que lo necesita y que debas adquirirlo, también tienes que ver si es adecuado para ti, para tus necesidades y tu estilo de vida y, por supuesto, para mantener tus finanzas saludables.

Finalmente considera que si no acostumbras usar con frecuencia tu tarjeta de crédito ni aprovechas sus beneficios, lo mejor puede ser cancelarla para evitar el pago de anualidades y comisiones, y en caso de requerirlo puedes hacer uso de  préstamos en línea urgentes que son súper seguros, rápidos y fáciles de obtener.


Este es un texto informativo proporcionado por Kueski. Contiene sugerencias, y Kueski no se responsabiliza por los resultados obtenidos al utilizar los productos/servicios aquí mencionados.

Artículos relacionados

%d bloggers like this: