Guía para entender el CAT

El Costo Anual Total (CAT) es un indicador de lo que te cuesta el préstamo. Sirve para comparar el costo financiero entre créditos, aunque sean de plazos distintos e incluso de productos diferentes, con el fin de informar al consumidor y promover la competencia, según define Banxico.

Con el CAT, una persona puede saber cuánto pagará al final de una deuda que adquiera a crédito. Idealmente, los vendedores o prestadores de crédito deberían informar cuál es el CAT final de la deuda, y nosotros podríamos consultar qué costo anual total nos da uno u otro establecimiento para decidir qué crédito tomaremos o con cuál podríamos salir más pronto de las deudas, por ejemplo saber cuánto me costará utilizar una tarjeta de crédito.

¿Qué incluye el CAT?

El CAT suma todos los elementos que determinan el costo de un crédito, por ejemplo: la tasa de interés, las comisiones, anualidad y las primas de seguros que el cliente decida pagar.

El CAT no incluye el IVA aplicable ni otros elementos como la garantía que a veces se exige, ni establece la periodicidad o frecuencia de pago. El CAT se expresa como porcentaje anual y se debe informar en todo tipo de crédito cuyo monto sea menor de 900 mil dólares.

Un ejemplo para entender el CAT

Supongamos que tienes una deuda en tu tarjeta de crédito por mil pesos a pagar en un año.

Préstamo

(por ejemplo, de una tarjeta)

Elementos que van aumentando tu deuda

CAT (Suma todos esos elementos que aumentan tu deuda)

Supongamos que debes:

1,000

Más interés anual

(según el banco) 20%

20%

A pagar:

1,200

Más anualidad (según el banco)

300 pesos

50%

(Se van acumulando elementos)

A pagar:

1,500

Más un seguro de vida

50 pesos

55%

Al final del año NO debes 1,000 pesos

Total REAL a pagar al final del año:

1,550 pesos

En el ejemplo anterior, podemos ver que el CAT indica cuánto dinero adicional al préstamo original vamos a pagar.

Como podrás darte cuenta, el CAT se desglosa en varios elementos. ¡Pero puedes ahorrarte el CAT!, en el ejemplo, supongamos que das de baja el seguro de vida, consigues una tarjeta de que no te cobre anualidad y pagas puntualmente tus cuotas…Tu CAT sería sólo del 20%.

¿En qué tipo de préstamos puedes (o debes) consultar el CAT?

Hipotecarios, automotrices, para bienes de consumo duradero o de tarjetas de crédito.

 

¿Qué CAT elegir?

Esta decisión es muy variable, pues como vimos en el ejemplo, depende de si hablamos de autos, hipotecas o tarjetas, hay muchos factores que integran el CAT. Una decisión muy general sería elegir el CAT que te resulte más barato al final del periodo de la deuda.

Por ejemplo:

Te conviene si

tu deuda te cobra un CAT de 80%, pero:

No te conviene si

tu deuda te cobra un CAT de 60%, pero:

Sólo 20% es de intereses

Y el 60% se desglosa en componentes opcionales que te puedes ahorrar, por ejemplo:

– Seguro de vida (opcional)

– Seguro médico (opcional)

El 40% es de intereses

Y sólo el 20% es de componentes adicionales opcionales.

ATENCIÓN:

Además, si eres puntual en el pago de tus cuotas mensuales, podrías ahorrarte hasta ese 20% de intereses

ATENCIÓN:

Aunque “renuncies” a todos los servicios opcionales, el interés es alto, y si comienzas a atrasarte en pagos no habrá forma de que evites pagarlo.

Mira algunas aplicaciones del cálculo del CAT en créditos a pagos fijos e hipotecarios.

¿Qué cambios se hicieron en 2015?

A partir de octubre de este año, hay 4 cambios aprobados: en la metodología de cálculo, fórmula, componentes y supuestos del CAT. Estas modificaciones también se hacen para aumentar la transparencia e incentivar una mayor competencia en la oferta de servicios financieros.

 

Los 4 cambios principales en el CAT son:

1. En crédito automotriz: ahora se debe incluir en el cálculo del CAT el costo del seguro de daños cuando este sea obligatorio, para acceder al crédito. Es decir, si te venden al auto a crédito y “forzosamente” debes comprar el seguro, este gasto debe ser parte del CAT.

2. Para el deudor: en el cálculo del CAT se deben incluir todas las comisiones que se le exijan al cliente para acceder a tasas preferenciales.

3. Más transparencia: se deben aclarar todos los elementos que incluye el CAT en los financiamientos otorgados para el pago de comisiones, seguros y otros gastos.

4. Garantía: se deben guardar registros y soportes de los cálculos del CAT.

Artículos relacionados

%d bloggers like this: